Blogia
L a P e d r @ d a

CANCILLER CUBANO VIAJÓ HACIA NACIONES UNIDAS

CANCILLER CUBANO VIAJÓ HACIA NACIONES UNIDAS Juan Diego Nusa Peñalver
Granma. 2/11/2003.

Felipe Pérez Roque, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, viajó la víspera hacia la sede de la ONU, en New York, donde el próximo martes, día 4, se considerará un proyecto de resolución contra el bloqueo yanki a la Isla.

La Cancillería local confirmó la partida del Jefe de la Diplomacia cubana, con el objetivo de presentar ante la Asamblea General del organismo internacional el mencionado texto, que demanda el levantamiento incondicional del genocida cerco económico, comercial y financiero.

El documento circula desde hace varios días en la ONU, organización que en los últimos 11 años ha condenado de forma abrumadora la inhumana política del Gobierno norteamericano contra el país caribeño, la cual ha causado innumerables sufrimientos y daños humanos a la población cubana.

La primera vez que una resolución contra el bloqueo se sometió a consideración a esa instancia fue en 1992, cuando 59 países miembros le ofrecieron respaldo.

El pasado año un proyecto similar recibió el voto favorable de 173 Estados, cuatro naciones se abstuvieron y solo se opusieron Estados Unidos, su fiel aliado Israel y las dependientes Islas Marshall, en lo que los especialista calificaron de sonado aislamiento de Washington en el tema.

La aplicación de sanciones ha sido una pieza clave de la política de hostilidad y agresión norteamericana contra Cuba, en el afán por destruir el sistema político, económico y social establecido por el pueblo cubano con su Revolución.

Estudios indican que las afectaciones a la Isla por la arbitraria medida superan los 72 mil millones de dólares.

Esta cifra, aún conservadora, no incluye los más de 54 mil millones por daños directos a objetivos económicos y sociales, como consecuencia de sabotajes y acciones terroristas estimuladas, organizadas y financiadas desde los EE.UU.

Sin embargo, la actual Administración norteamericana, no contenta con ese criminal expediente, ha intensificado el genocida proceder, sin reparar en ningún límite moral. (AIN)

________________________________________

POR QUÉ DEBERÍA VOTAR ISRAEL A FAVOR DE LEVANTAR EL EMBARGO CONTRA CUBA.

Rémy Herrera
Haaretz. 2/11/2003.
Traducido para Rebelión por Marina Trillo

El próximo 4 de noviembre, la necesidad de levantar el embargo contra Cuba será sometida a voto en la Asamblea General de Naciones Unidas. A pesar de la resolución 56/9 de 2001, sigue siendo impuesto por la aislada pero terca voluntad del gobierno de los EEUU. En 2002, fue condenado por 173 estados miembros de la ONU. Dos países todavía lo apoyaban: Islas Marshall... e Israel.

¿Qué es el embargo contra Cuba?

Impuesto desde 1962, el embargo estadounidense ha sido reforzado en 1992 con la Torricelli Act, cuyo objetivo era golpear las entradas de fondos y mercancías: limitaciones a las transferencias en dólares de las familias en el exilio, prohibición de 6 meses de tocar puertos estadounidenses a todos los barcos que hubieran anclado en un puerto cubano, sanciones contra las firmas que hicieran negocios con la isla incluso bajo la jurisdicción de un tercer estado...

Fue sistematizado por la Helms-Burton Act de marzo 1996 que trató de endurecer las sanciones "internacionales" contra Cuba. Su Título I generaliza la prohibición de importar mercancías cubanas y condiciona las transferencias a la creación de un sector privado en Cuba. Más atrevido, el Título II fija las modalidades de una transición "post-Castro" y las relaciones a establecer con los EEUU. El Título III concede a los tribunales estadounidenses el derecho de juzgar las demandas por daño e interés presentadas por ciudadanos estadounidenses que consideren haber sido perjudicados por la pérdida de propiedad en Cuba debido a la nacionalización, y reclame compensación de los usufructuarios. A petición de los antiguos dueños, cualquier nacional (y familia) de un tercer estado que haya hecho transacciones con estos usufructuarios puede ser demandado en EEUU. Las sanciones resultantes prevén inter alia, en el Título IV, la denegación de visado de entrada a EEUU.

El contenido normativo del embargo, especialmente la extraterritorialidad de sus reglas, que intentan imponer a la comunidad internacional sanciones unilaterales, es una violación del espíritu y la letra de la Carta de Naciones Unidas. Esta extensión excesiva de la jurisdicción territorial estadounidense es contraria a los principios de soberanía nacional, desarrollo, y no-intervención en las decisiones internas de un estado extranjero. Este embargo es además ilegítimo e inmoral porque ataca los beneficios sociales alcanzados por Cuba desde hace décadas en sus sectores públicos (educación, sanidad...) y pone en peligro sus logros, reconocidos por muchos observadores independientes. También contradice la libertad de comercio, navegación y movimiento del capital.

Los efectos dañinos del embargo

Según fuentes oficiales cubanas, los daños causados a Cuba por el embargo excederían los 70.000 millones dólares. Afecta negativamente a todos los sectores: banca, petróleo, infraestructura, construcción, agricultura, electrónica, azúcar, níquel, tabaco, ron... El embargo paraliza las nuevas fuerzas impulsoras de la recuperación económica, a cuya vanguardia están el turismo, las transferencias en dólares y las inversiones extranjeras -incluyendo la biotecnología donde Cuba tiene un atractivo potencial.

Los anuncios de los gobiernos estadounidenses favorables a aflojar las restricciones sobre comestibles y medicinas no pueden ocultar que Cuba es víctima de un embargo de facto en estos sectores. La reducida disponibilidad de estas mercancías amenaza la seguridad dietética y alimenticia de la población. Si se ha evitado una tragedia humanitaria es tan solo gracias a la voluntad del estado Cubano de mantener a toda costa los pilares de su modelo social, que garantizan a todo el mundo alimentos a precios modestos y consumición gratis en guarderías, escuelas, hospitales y residencias de ancianos.

Sin embargo, la continuidad del progreso social es deteriorada por esta prolongación efectiva del embargo. Las presiones ejercidas por EEUU sobre los proveedores de Cuba han afectado a una amplia gama de productos necesarios para la salud (anestésicos, material quirúrgico...) y llegó tan lejos como para impedir el suministro de medicamentos y alimentos para los bebés recién nacidos. La producción de vacunas concebida por Cuba se ve obstaculizada por la carencia de componentes importados. La escasez que afecta a muchas medicinas complica el tratamiento del cáncer de pecho, leucemia, enfermedades cardiovasculares...

Estas medidas provocan un sufrimiento injustificado a la gente cubana y le deniegan el ejercicio de sus derechos humanos básicos. Violan los derechos a la integridad física y moral de toda la población, en primer lugar de los niños, las mujeres embarazadas y los ancianos. A este respecto, pueden considerarse como un crimen contra la humanidad. Por todas estas razones, Israel debe votar para hacer cesar este crimen.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres